Esteve Sanz posa junto a las niñas de la Juventut Sardanista de Martorelles en su homenaje de despedida

La víctima dice que el sacerdote investigado tenía ‘una gran influencia sobre él’ para someterlo a ‘abusos sexuales’

Esteve Sanz se jubiló con 81 años de edad. Tarde y mal, la Santa Sede busca nuevas víctimas

La cifra de delitos sexuales por parte de sacerdotes de la Iglesia es escandalosa: más de 100.000 en todo el mundo

Tras más de 30 años de servicio en las parroquias de Martorelles y Santa María de Martorelles, el pasado mes de julio se jubilaba –con fiesta de homenaje incluida- el sacerdote Esteve Sanz, acusado de supuestos abusos sexuales continuados entre 1970 y 1974 en Compiègne, una pequeña ciudad situada a unos 90 kilómetros al norte de París.

La víctima, cuya edad en el momento de los presuntos abusos no ha trascendido todavía, denunció el pasado mes de marzo de 2017 los hechos al obispo de Beauvais quien se puso en contacto con el Obispado de Terrassa y la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Según relató la víctima de los abusos a su obispo, Esteve Sanz tenía ‘una gran influencia sobre él’ para someterlo a ‘abusos sexuales’

Fue la Santa Sede quien ordenó a la diócesis de Terrassa que coordinara las pesquisas con el objetivo de “aclarar la verosimilitud de los hechos, la edad de la presunta víctima, la existencia en su caso de otras víctimas y la imputabilidad del acusado” –según un comunicado hecho público por la diócesis que dirige José Ángel Sáiz Meneses.

Y es que, Esteve Sanz regresó a Cataluña en 1985 haciéndose cargo de las mencionadas parroquias de Martorelles y Santa María de Martorelles que pertenecen a la diócesis egarense desde el año 2004.

Sanz, nacido el 15 de abril de 1937, se jubiló con 81 años de edad. La imagen que encabeza esta información es, precisamente, de la fiesta de despedida en la que participaron las autoridades locales y la Joventut Sardanista de Martorelles, según reza en su blog. El obispado de Terrassa no aclara en su nota si su retiro está relacionado o no con la investigación abierta en Francia.

En cualquier caso, la diócesis de José Ángel Sáiz Meneses sí ha querido expresar su “más firme condena de todo abuso sexual, particularmente cuando es cometido por un clérigo” y ha mostrado su total disposición a “colaborar con la Administración de Justicia en todo lo que sea necesario para esclarecer la verdad sobre el presunto delito denunciado.”

La cifra de delitos sexuales por parte de sacerdotes de la Iglesia es escandalosa. Sólo  los casos comprobados e investigados por organismos independientes se contabilizan casi de 100.000 víctimas de pederastia clerical en todo el mundo.

El problema, además, es que la mayoría de estos delitos son juzgados por los tribunales de la Iglesia y no por la justicia ordinaria. Por eso se entiende que el obispado de Terrassa haga suyo “el sufrimiento de quien se siente víctima, le pedimos de entrada perdón y le ofrecemos la oración y el afecto maternal de la Iglesia, solícita de la reparación del daño moral y espiritual que hubiera sido causado y comprometida en todo momento con la verdad y la justicia.”

Poco más podrá conseguir.

Por si acaso, la diócesis francesa ha habilitado un mail (ecoute.victimes@oise-catholique.fr) y un número de teléfono para buscar nuevas víctimas del sacerdote Tel. 03 44 06 28 25 (de 9h a 12h30 y de 14h à 17h).

Author: Josep Guijarro Triadó

Periodista, escriptor i reporter de ràdio, premsa, i televisió.
Director del programa Enigmes i Misteris a RNE 4, col·laborador a ‘Channel nº4 de Cuatro’, Redactor en Cap de la revista ‘Más Allá’, Director de la revista ‘KARMA 7’, Micròfon d’Argent de la APEI RTV pel programa de Ràdio Terrassa Cadena Ser, ‘ El Vallés Hoy por Hoy’, Director de la revista ‘Rutas del Mundo’, col·laborador a ‘Los 32 rumbos’ de ‘La rosa de los vientos’, Director de PENTHOUSE, col·laborador del programa ‘Divendres’ de TV3, documentalista i productor de la serie “¿Extraterrestres?” a ‘Canal de Historia’, Director de la revista de viatges, arqueologia e història, ‘Planeta desconocido’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.