Ciutat de Terrassa - futbol sala

El 100% del Ciutat de Terrassa expulsa del club a la presidenta

El Ciutat de Terrassa renuncia a su plaza en Segunda División B

La anterior junta directa está “injuriando y amenazando” a la actual

Días muy tristes y revueltos los que está viviendo en fechas de paz el Isur Ciutat de Terrassa. La presidenta del club ha sido expulsada por los socios, después de dos años aportando recursos económicos a la entidad, con el 100% de votos a favor en la moción de censura. Casi nada. De la defenestración ha pasado ya una semana, pero sale ahora a la luz porque la actual directiva, encabezada por el socio, exjugador y ligado al club durante veinte años, Ismael Quirós, ha emitido un comunicado en el cual manifiestan haber recibido injurias y llamadas amenazadoras de los anteriores directivos del club. Vamos, que no les ha sentado nada bien perder su puesto.

El nuevo equipo de gobierno ha acusado al anterior de pensar solo en el primer equipo, al que sí inyectaban de dinero, obviando el fútbol base. “Nuestra escuela de fútbol sala fomenta el espíritu de equipo y el esfuerzo de todos, así como el trato con las familias. Una filosofía que no concuerda con la anterior presidenta”. Además, en declaraciones a Terrassa Notícies, el actual presidente, Ismael Quirós, dice: “no hacían ningún tipo de gestión necesaria para un club: seguros, fichas… no había comunicación con los padres, con los jugadores, entrenadores, coordinadores ni con la federación”.

“El crecimiento del club se debe al trabajo de sus coordinadores, a nuestra planificación deportiva, no a los anteriores directores”. – Ismael Quirós

El 85% por ciento de los socios pidió ejecutar una moción de censura y el 100% votó por cesar de su cargo a la presidenta. Y es que ni ella ni el vicepresidente querían responder a la numerosa cantidad de preguntas y demandas de los socios. Para evitar su cese, la anterior directiva proponía tomar una decisión salomónica y ridícula: partir el club en dos. Los equipos séniors se los quedaría la anterior directiva, mientras que el fútbol base se lo quedarían los socios. Esto, obviamente, no se podía hacer.

Las duras consecuencias

Esta lucha por el poder ha traído al Ciutat de Terrassa desagradables y duras consecuencias. La más inmediata es la renuncia del primer equipo a seguir compitiendo en la Segunda División B del fútbol sala. En declaraciones de Quirós, lo hacen para asegurar el futuro del fútbol base de la entidad, el cual consideran indispensable. Otras consecuencias, son las económicas. La anterior directiva era la que dotaba de capital al club y necesitarán encontrar otros socios. Aun así, el futuro está asegurado y el equipo directivo de Quirós tiene un plan: “el primer equipo se gestionará como un gimnasio. El jugador paga su cuota mensual, vendrá, entrenará y el fin de semana competirá”.

Author: Alejandro Criado

Redactor d’esports (i del que calgui) a Terrassa i a Sabadell. Em podeu trobar a Twitter @criadovalverde

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.